Urgencia nacional: plan de empleos 2021-2022

Como consecuencia de la crisis sanitaria y de la contracción económica, el desempleo se ha elevado al 11,2% a fines de junio de 2020. Si sumamos los trabajadores acogidos a la Ley de Protección del Empleo, implicaría una cesantía potencial del orden de 1.500.000, sin considerar la enorme cantidad de personas que ejercen labores informales.

Ante esta realidad, el Instituto de Ingenieros de Chile ha querido colaborar, identificando acciones urgentes que ayuden a mitigar el alto desempleo que se está generando y que podría extenderse por tiempo más largo.

Los diversos tipos de subsidios y ayudas a empresas y familias tienen límite en el tiempo, por ello es urgente la puesta en marcha de un Plan de Generación de Puestos de Trabajo 2021-2022. Este debe ser un esfuerzo conjunto con todos los actores, público, privado, municipios, organizaciones sociales, buscando e implementando proyectos que mejoren las condiciones de vida de los sectores más postergados.

Para el período más crítico, 2021 y 2022, el Instituto de Ingenieros ha calculado que será indispensable proveer puestos de trabajo disponibles desde fines de 2020, mientras otras iniciativas de más largo plazo puedan generarlos a partir de 2023. El programa 2021-2022 sería un “puente”, hasta que el país esté en recuperación económica. El Instituto ha estimado que se requiere generar del orden de 600 mil puestos de trabajo para este período “puente”, considerando el incremento del desempleo y adicionalmente, un porcentaje importante de personas que hoy se hallan amparados por la Ley de Protección del Empleo.

El Instituto ha identificado proyectos en los ministerios de la Vivienda, Obras Públicas y otros organismos del Estado que pueden ser activados en un breve plazo, y que serían capaces de generar del orden de 400 mil empleos, muchos de ellos asociados a la construcción de viviendas sociales, las que deben considerar un diseño con sentido de dignidad para las personas.

Es posible canalizar proyectos, junto al sector privado, que apunten a cumplir las metas de la Agenda 2030, comprometida por Chile con las Naciones Unidas, que dicen relación con inclusión, sustentabilidad ambiental y capacitación técnica. Entre ellas, se puede destacar la construcción de áreas verdes, recreación y desarrollo urbano en comunas de menores ingresos; obras públicas mayores que mejoren la conectividad de las ciudades y, con esto, la calidad de vida de las personas.

El ahorro de agua, obras de revestimiento de canales, construcción o reparación de pequeños tranques, reforestación y protección de suelos degradados, pavimentación de caminos rurales tendrían un impacto regional y de futuro. Los municipios son actores relevantes en la detección e implementación de estas medidas. Todo, por supuesto, con la debida fiscalización.

Paralelamente a lo anterior, se debe realizar un gran plan de capacitación digital de trabajadores, facilitándoles con esto su adecuación a nuevas tecnologías, las que se han expandido aceleradamente durante la pandemia, adecuándolos a la automatización que sobrevendrá en los próximos años.

Existe capacidad de manufacturas y servicios que se pueden despertar si en vez de demandar artículos del exterior se fabrican en Chile, como ocurrió con mascarillas, ventiladores, medicamentos, alimentos, etcétera. Otros 200 mil empleos se deberán generar a partir de iniciativas enfocadas especialmente a sectores con potencial de generación de empleo en breve plazo, como es el caso del turismo, que a la fecha muestra la mayor cifra de desempleo sectorial.

La urgencia que impone al país la existencia de un millón y medio de personas en sus casas, sin saber si contarán con trabajo en los próximos meses, unido al conocimiento que ya se tiene respecto de las características del covid-19 y a quienes más afecta, nos obliga a velar por el éxito de este Plan de Generación de Puestos de Trabajo 2021–2022; para lo cual el Gobierno, junto con los otros poderes del Estado, debieran generar las condiciones para poner en práctica este plan con toda la urgencia y expedición necesarias, velando por supuesto por el buen uso de los recursos, así como por los aspectos socioambientales del país.

Sugerimos que se constituya una Comisión Especial de Empleo entre ministerios, empresas, municipios, organizaciones de trabajadores y de vecinos en todo el país, a la cual el Instituto de Ingenieros ofrece su colaboración, a fin de preparar un programa viable que ayude al bienestar de los más necesitados. (El Mercurio)

Sergio Bitar
Exministro Obras Públicas

Ricardo Nicolau
Presidente Instituto Ingenieros

Luis Nario

Luis Valenzuela
Expresidente Instituto De Ingenieros