Sitio declarado patrimonio de la humanidad será destruido por Israel para construir un parque empresarial

Un sitio declarado Patrimonio Mundial por la UNESCO en Cisjordania, que se remontan al reinado del Rey Herodes, podría ser “destruido” pronto por los colonos israelíes, para dar paso a un parque empresarial.

Con sus manantiales de agua fresca y olivos, las terrazas de la época romana de Battir se encuentran entre los paisajes bíblicos más impresionantes de la Ribera Occidental.

Sin embargo, una organización de conservacionistas israelíes y palestinos ha advertido que Battir está ahora amenazado por los planes de construir una zona industrial en el borde de las terrazas, que ayuda a nutrir los manantiales, para el uso agrícola de sus habitantes.

Según las propuestas del asentamiento israelí Beitar Illit, el polígono industrial “Bosque Inglés” se construiría en la zona de amortiguación del sitio declarado Patrimonio Mundial por la UNESCO el año 2014.

Un grupo conservacionista, EcoPeace Middle East, ha presentado una queja formal a las autoridades locales y esperan bloquear el permiso de construcción.

“La cuestión clave desde una perspectiva medioambiental es que la zona industrial cubrirá el área que es esencial para la recarga de los manantiales”, dijo Gidon Bromberg, el director israelí de EcoPeace Middle East. “Sin esto, no existe un sitio de Patrimonio Mundial”.

Mientras tanto, los agricultores palestinos de las aldeas vecinas de Battir y Hussan, que han labrado el suelo durante generaciones, temen perder sus medios de vida debido al riesgo de daños ambientales en las terrazas.

El paisaje de la colina de Battir, que ha empleado en gran medida los mismos métodos agrícolas desde el reinado del Rey Herodes, fue declarado Patrimonio de la Humanidad por la Unesco en 2014.

El sitio es descrito por la Unesco como un “importante paisaje cultural palestino” que “ilustra el desarrollo de asentamientos humanos cerca de las fuentes de agua y la adaptación de la tierra para la agricultura”.

Akram Badr, el alcalde de la aldea palestina de Battir, dijo que ha estado teniendo pesadillas desde que fue informado de las propuestas del colono la semana pasada.

“Todos los días me levanto a las cinco de la mañana y observo la zona, y no puedo imaginar que sea destruida”, dijo. “Soy arquitecto, así que sé cómo sería la zona, si comienzan los trabajos de construcción”.

Se cree que el parque industrial toma su nombre de “Bosque Inglés” de los pinos traídos a la región bajo el Mandato Británico.

El plan de construcción de la zona industrial no está vinculado a la anexión propuesta por Israel de partes de la Ribera Occidental, que se espera que tenga lugar después del 1 de julio.

Pero Bromberg afirmó que la retórica antipalestina tanto del Presidente Donald Trump como de Benjamín Netanyahu, el primer ministro israelí, ha envalentonado a los colonos.

Palestinos disfrutando en pleno verano de las aguas de los manantiales del Battir

“Definitivamente los colonos se están volviendo cada vez más audaces”, dijo. “La zona industrial es una expresión de la confianza que tienen – que incluso podrían salirse con la suya destruyendo un sitio del Patrimonio Mundial.”

En tanto, un portavoz del acuerdo de Beitar Illit dijo: “El consejo de Beitar Illit no tiene respuesta a estas afirmaciones ya que el plan está en un comité de planificación del distrito”.

“Sabemos que hubo algunos desafíos a este plan, pero hasta que el comité tome una decisión no haremos comentarios”.

Los colonos han justificado previamente el plan argumentando que creará puestos de trabajo para los residentes pobres de la zona.

No es la primera vez en los últimos años que las terrazas de Battir han sido amenazadas de ser destruidas.

En 2014, el ministerio de Defensa israelí causó polémica tras anunciar que necesitaba construir el muro de Apartheid a través de las terrazas para seguir anexando territorio ocupado.

Tras las protestas de la misma organización que se opone al “Bosque Inglés”, el Tribunal Supremo de Israel rechazó la solicitud.

Fuente: Daily Telegraph

Traducción y Edición: Comunidad Palestina de Chile