Declaración pública partidos políticos y bancadas de oposición

La Cuenta Pública del Presidente de la República, Sebastián Piñera, nos ha decepcionado y ha causado, a todas luces, una profunda indignación a la ciudadanía, por su escasa conexión con la realidad que viven las chilenas y chilenos, que no se han visto reflejados en las palabras del Primer Mandatario, el que habló más como jefe de su coalición, dirigiéndose a partidarios y grupos económicos, que en su rol de Jefe de Estado.

Si bien el discurso realiza un llamado a la unidad y formula lineamientos respecto de la reactivación de la economía, ellos son aún demasiado vagos e imprecisos, por ejemplo, acerca de la concreción de las inversiones en regiones. Constatamos, también, una falta de referencia a la situación internacional y las relaciones exteriores, vitales ante las actuales contingencias.

Percibimos, asimismo, una nula autocrítica acerca de la mala decisión de optar por el contagio progresivo y la inmunidad de rebaño, en la gestión sanitaria, lo que ha colocado al país entre aquéllos con más fallecidos y contagiados por habitante en el mundo. Tampoco vimos un mea culpa respecto de la tardanza e insuficiencia del apoyo social a los hogares y del completo abandono de la clase media.

No podemos dejar de señalar, además, la muy tangencial referencia a lo vivido a partir del 18 de octubre pasado. El estallido social existió y sigue latente. Sin embargo, el Gobierno parece no querer abordar sus causas y carece de una propuesta global para superar la desigualdad ofensiva existente en el país.

Rechazamos, especialmente, la omisión absoluta acerca de las gravísimas violaciones a los derechos humanos ocurridas en esas semanas, que fueron corroboradas en informes de organismos nacionales e internacionales. Lo anterior se ve agudizado, al conocerse la decisión del Presidente de la República de indultar a dos militares condenados por crímenes de lesa humanidad ocurridos durante la dictadura cívico militar, lo que pone en entredicho su compromiso con los derechos fundamentales.

El Gobierno ha demostrado que no tiene un derrotero claro y una mirada de futuro para enfrentar las causas del estallido de octubre, ni una propuesta sólida para sacar al país de la aguda crisis social y económica que ha generado la pandemia.

Por el contrario, su agenda política e iniciativas se enfrentan una y otra vez con el sentir de las chilenas y chilenos, como ha quedado demostrado en el rechazo del gobierno al retiro del 10% de los ahorros previsionales, en el veto a la iniciativa aprobada transversalmente para prohibir el corte de servicios básicos y en no haber patrocinado el postnatal de emergencia, que terminó legislando igual.

El Plan Paso a Paso es rechazado por buena parte de la ciudadanía, incluyendo especialistas, que manifiestan no haber sido escuchados, pese a las declaraciones en contrario del propio Presidente Piñera y de las autoridades de salud. Creemos que expone al país a un rebrote y demuestra que no se está entendiendo ni la magnitud de la situación ni el sentir mayoritario de población.

Ante lo anterior, creemos necesario expresar nuestra voluntad de asumir las demandas ciudadanas que se orientan a:

–  La necesidad de que la normalización del país, tras la pandemia, tenga un mucho mayor consenso social y técnico que el Plan Paso a Paso, asegurando que los avances en el desconfinamiento estén respaldados en indicadores confiables y transparentes, que minimicen los riesgos de rebrotes. Todos queremos salir del confinamiento, pero debemos hacerlo bien, de manera segura y efectiva.

–  Atender seriamente el impacto social que ha generado la crisis en millones de familias trabajadoras y, particularmente, en las mujeres jefas de hogar, discapacitadas, migrantes y trabajadoras de casa particular, como también en la diversidad sexual, cuyas problemáticas han sido invisibilizadas. A cuatro meses de iniciada la pandemia siguen existiendo hogares, como los trabajadores independientes, muchos de ellos vinculados al arte y la cultura, que no acceden a las ayudas sociales otorgadas por el Estado. Es necesario priorizar la protección social, privilegiando el apoyo a las familias, en lugar de favorecer a las grandes empresas y los intereses particulares.

–  Avanzar en un plan de reactivación potente y sustentable, en especial en regiones, mediante inversión pública en infraestructura y programas de vivienda que devuelvan el dinamismo a la economía y generen empleos suficientes, para incorporar a los casi tres millones de trabajadores que se encuentran desempleados, con sus contratos suspendidos o subempleados, particularmente a nivel de la PYME. Con este objetivo, es urgente y necesaria una mayor recaudación tributaria con cargo a los más altos patrimonios del país. Sabemos que hay muchas y muchos dispuestos a contribuir, como en todo el mundo, pero seguimos operando con una lógica tradicional que no ayuda a enfrentar este desafío.

–  Mantener un compromiso permanente con la defensa y promoción de los derechos humanos de las chilenas y chilenos y especialmente con las víctimas de graves vulneraciones ocurridas durante el estallido social. Urge, en este sentido, reforzar el diálogo político para atender la situación de la Araucanía, terminando con la criminalización del pueblo mapuche y avanzar en la necesaria reforma a las policías, ajustando sus procedimientos a un estado democrático.

–  Avanzar en la transformación estructural del sistema previsional que las chilenas y chilenos exigen, superando el proyecto de reforma impulsado por el Ejecutivo, con el objeto que tanto los actuales como los futuros pensionados y pensionadas puedan acceder a pensiones dignas.

–  Velar por que las niñas, niños y adolescentes puedan culminar su año escolar de un modo seguro, sin un retorno a clases que arriesgue su salud y la de su familia y ocuparnos de la situación de los estudiantes de 4o Medio que deben rendir sus pruebas de acceso a la educación superior. No puede ser que se anuncie el inicio de la licitación de la conectividad 5G y no se diga nada sobre la conectividad a nivel de hogares, que garantice internet a las familias y en especial a los estudiantes y trabajadores de nuestro país.

–  Realizar las modificaciones constitucionales y legales, como asimismo procurar que se adopten todas las medidas administrativas indispensables, tales como el aumento de locales y el financiamiento de transporte público, para que el plebiscito del 25 de octubre, que debe comenzar a trazar un nuevo pacto institucional y social para Chile, se efectúe en condiciones seguras y que garanticen la máxima participación de la ciudadanía.

Adriana Muñoz D’albora, Presidenta del Senado
Rabindranath Quinteros, Vicepresidente del Senado
Rodrigo González, 2o Vicepresidente de la Cámara de Diputados
Fuad Chahín, Presidente Partido Demócrata Cristiano
Álvaro Elizalde, senador, Presidente Partido Socialista de Chile
Camilo Lagos, Presidente Partido Progresista de Chile
Carlos Maldonado, Presidente Partido Radical de Chile
Jaime Mulet, Presidente Federación Regionalista Verde Social
Heraldo Muñoz, Presidente Partido Por la Democracia
Catalina Pérez, Presidenta Revolución Democrática
Jorge Ramírez, Presidente Partido Comunes
Luis Felipe Ramos, Presidente Partido Liberal de Chile
Guillermo Teillier, Presidente Partido Comunista de Chile
Gael Yeomans, Presidenta Partido Convergencia Social
Marcela Hernando, diputada, Vicepresidenta Partido Radical de Chile
Joanna Pérez, diputada, Vicepresidenta Partido Demócrata Cristiano
Juan Ignacio Latorre, senador Revolución Democrática
Carlos Montes Cisternas, Jefe Bancada de senadores Partido Socialista de Chile
Alejandro Navarro, senador Partido Progresista de Chile
Ximena Órdenes, Jefa Bancada de senadores Partido por la Democracia
Ximena Rincón, Jefa Bancada de senadores Partido Demócrata Cristiano
Giorgio Jackson, Jefe Bancada de diputados Revolución Democrática
Claudia Mix, Jefa Bancada de diputados Partido Comunes
Luis Rocafull, Jefe Bancada de diputados Partido Socialista de Chile
Raúl Soto, Jefe Bancada de diputados Partido por la Democracia
Alejandra Sepúlveda, Jefa Bancada de diputados Federación Regionalista Verde Social
Alexis Sepúlveda, Jefe Bancada de diputados Partido Radical de Chile
Camila Vallejo, Jefa Bancada de diputados Partido Comunista de Chile
Gonzalo Winter, Jefe Bancada de diputados Partido Convergencia Social