La Agenda 2030 fue aprobada en septiembre del 2015 en la Asamblea General de la ONU por 193 países. Llegar a esta agenda de los Objetivos de Desarrollo Sustentable no fue tarea fácil.

Recuerdo que, como Canciller, y antes como embajador y funcionario en la ONU, estuve intensamente involucrado en la discusión de lo que hoy es la agenda de desarrollo del mundo. Una agenda progresista del desarrollo.

Los países menos desarrollados, y varios desarrollados también, ponían el acento en la prioridad de terminar con la pobreza en todas sus formas (el objetivo 1), y no estaban de acuerdo en introducir la reducción de la desigualdad al interior y entre los países. Pero este fue un objetivo que empujé fuertemente junto a mis colegas latinoamericanos, representantes de los Países de Ingreso Medio, algunos de los cuales habían reducido significativamente la pobreza, pero teníamos (y aún tenemos) el lastre de la desigualdad (o las desigualdades); y así quedó establecido en el objetivo 10. La idea era agregar la reducción de la desigualdad como meta del desarrollo, junto a la eliminación de la pobreza. 

(…)

VER DISCURSO COMPLETO 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *