Comunicado: Horario límite de circulación de adolescentes es una violación a los derechos ciudadanos de adolescentes.

Comunicado conjunto ICAL, FPD e Instituto Igualdad.

La aprobación en las consultas comunales de restricciones horarias para menores de 16 años se produjo en el contexto de un Programa de abordaje integral de las adicciones de niños, niñas y adolescentes emulado de la experiencia de Islandia. A diferencia de lo aprobado en las consultas del domingo en ocho comunas, la iniciativa original se centra en el fortalecimiento de los factores protectores que disminuyen el consumo de sustancias en personas en crecimiento y desarrollo. En cambio, lo que hace la restricción horaria es instalar como una alternativa de manejo, la vulneración del derecho a la libre circulación de los propios adolescentes, prohibiendo su permanencia sin la compañía de un adulto desde  determinadas horas de la noche.

La verdadera interpretación del sentido propuesto en el Programa Islandés es el desarrollo de un acuerdo social de los adultos que pone en el centro el cuidado de niños, niñas y adolescentes, de manera de acompañarse comunitariamente entre todos, en el cuidado de sus hijos e hijas. Y esto lo hacen a través de un consenso de la comunidad en horarios de salidas y de coordinación de supervisión parental en espacios comunes en cada territorio. 

La idea es involucrar a todos en los cuidados de los y las menores. Es decir, en Islandia, si un adolescente de 14 años está solo a las 23 PM en una plaza, se le acercarán unos padres que se han organizado para realizar turnos de rondas, los que irán a preguntarle qué hace solo en la calle y si quiere llamar a un adulto cercano. Esto significa que la iniciativa  está centrada en el compromiso comunitario de acompañamiento, y no en la decisión individual de las familias. 

Compartimos la preocupación de fondo que manifiesta esta propuesta, cual es la necesidad de acompañar a los y las adolescentes que se encuentran solos a altas horas de la noche, sin cuidado de sus padres y/o adultos responsables, quedando a merced de múltiples riesgos. Pero el principio de esa idea no se expresa en las propuestas de restricción de circulación nocturna de las comunas. Lo que se ha propuesto no es el cuidado amoroso de niños y adolescentes, que debiera ser el centro de la discusión.

Querer aplicar de manera rígida una iniciativa de un país con otras realidades sociales es un gran error. En Chile se requieren políticas sociales con recursos que entreguen más herramientas a los propios adultos para acompañar en buenas condiciones a sus hijos e hijas (desarrollo de habilidades parentales, superación de la pobreza). También hacen falta políticas sociales que inviertan en espacios que permitan el despliegue del potencial de desarrollo de niños, niñas y adolescentes, y que fortalezcan las organizaciones comunitarias que permiten disminuir las tasas de soledad de las personas y sus comunidades. Finalmente, se requieren políticas de salud integral y universal que aborden las necesidades de salud mental, de habitabilidad, y de educación de calidad.

No compartimos el abordaje que propone en ocho comunas del país, pues  vulnera los derechos consagrados en la Convención de Derechos de NNA, al limitar la libre circulación de adolescentes en nuestro territorio nacional.

La restricción a cargo de las autoridades comunales, y no de los padres, impone una carga de represión y autoritarismo en perjuicio de los propios adolescentes. La medida perjudica a quienes se encuentran en una edad de construcción identitaria caracterizada por el oposicionismo desafiante frente al mundo adulto, lo que torna probable una respuesta inadecuada, que agrave los resultados de la intervención y genere situaciones de violencia. Estos problemas no se solucionan reprimiendo ni criminalizando la niñez y adolescencia, sino fortaleciendo a las organizaciones comunitarias territoriales que acompañan a los y las menores.

NO A LA CRIMINALIZACIÓN DE LA INFANCIA Y ADOLESCENCIA

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *